INICIAR SESIÓN Registrar

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha
ES

Qué es Watsu?

El Watsu es un masaje único, como nunca has recibido antes, que crea las mejores condiciones para liberar tensiones de todo tipo. Gracias a la ausencia de gravedad, el agua puede movilizar todo tu cuerpo en las tres dimensiones, cosa que no ocurre en ningún otro tipo de masaje, ya que la combinación de camilla y gravedad siempre limita los movimientos posibles.

Además del terapeuta creando movimientos, tu propio cuerpo usará la libertad que le otorga el medio acuático para realizar los ajustes que necesite y así recuperar su bienestar natural.

El Watsu es una técnica muy potente, no sólo a nivel físico, sino también para aliviar el estrés mental. Los clientes describen a menudo un estado de ensoñación, como si estuvieran “volando libres en el cielo”.

Durante una sesión de Watsu recibirás una mezcla de estiramientos, torsiones y presiones de puntos de Shiatsu; puede que sientas tu cuerpo moviéndose suelto y libre, como un pez en el agua. Al final de la sesión, tu columna será más flexible y todas tus articulaciones se habrán aligerado después de una hora sin gravedad.

El Watsu, además, proporciona un drenaje linfático. La presión hidrostática estimula y potencia la circulación sanguínea y linfática. Por tanto si alguna vez has sufrido retención de líquidos o inflamación de las articulaciones, el Watsu te será muy beneficioso.

A veces, el Watsu también se usa como terapia para traumas por malas experiencias relacionadas con el medio acuático o fobia al agua. El terapeuta sostiene al cliente manteniendo siempre su cara sobre la superficie, y le permite de esta manera experimentar una flotación cómoda y segura, sin tener que esforzarse o preocuparse para lograrla.

 

Quién se beneficia del Watsu?

Los grupos de población en los que los Profesionales de Watsu observamos beneficios más inmediatos, y los cambios que los clientes/pacientes observan más a menudo tras recibir sus sesiones, son:

* Personas mayores: recuperación de la ilusión (alegría de vivir), mejora de la calidad del sueño, aumento de la autoestima, alivio del dolor (dolor de rodillas, dolor de caderas, dolor lumbar, dolor de espalda…), aumento de la movilidad articular, sensación de ligereza, mejora de la capacidad respiratoria, mejora de la digestión y reducción del estreñimiento.

* Adultos: tratamiento del insomnio, mejora de la concentración, del humor y de la digestión, alivio de contracturas musculares y dolores de espalda y/o cuello, alivio del dolor de cabeza y migrañas, alivio de la ansiedad.

* Deportistas: recuperación muscular más rápida tras el entrenamiento, descanso más profundo, aumento de la movilidad articular, mejora de la flexibilidad, aumento de la capacidad de concentración, aumento de la claridad mental y del enfoque positivo. EL Watsu está incorporándose al programa de alto rendimiento de muchos deportistas (golf, equitación, triatlón, canoa, esquí, etc.) y de algunos equipos olímpicos europeos.

* Embarazadas: Sensación de ligereza, alivio de dolores de espalda, hombros y cuello, alivio de contracturas musculares y ciática, vínculo con el bebé y con la pareja.

* Niños: relajación, reducción de la hiperactividad, aumento de la capacidad de enfocar la atención (TDAH), mejora de la concentración, mejora de los vínculos sociales.

El Watsu, además, aporta beneficios al incorporarse al tratamiento de problemas específicos de salud, como asma, fibromialgia, espasticidad en niños y adultos con parálisis cerebral y contracturas musculares crónicas.

El Watsu está siendo utilizado en distintos países y ha demostrado ser efectivo en el tratamiento de pacientes con síndrome de estrés postraumático (PTSD) y personas en situación de estrés psicológico y emocional: víctimas de abusos, veteranos de guerra (estudios en curso en EE.UU), personas que han padecido accidentes, huérfanos y niños adoptados (un estudio en Hungría demuestra que los niños que siguen un programa de tratamiento con Watsu 20 minutos diarios, tienen más posibilidad de ser adoptados).

 

Ventajas terapéuticas del Watsu

Los fisioterapeutas y osteópatas que incorporan Watsu a su formación obtienen poderosas herramientas para el tratamiento en el medio acuático de la mayoría de sus pacientes:

  1. Afecciones ortopédicas que se pueden beneficiar del Watsu:
    1. Afectaciones que cursen con espasmos o contractura muscular, dolor y/o disminución del arco de movilidad.
    2. Dolor de espalda.
    3. Hernias discales.
    4. Traumatismos.
  2. Afecciones neurológicas en las que Watsu puede complementar la terapia rehabilitadora:
    1. Accidente cerebro-vascular.
    2. Lesiones cerebrales.
    3. Lesiones medulares.
    4. Parálisis cerebral.
    5. Enfermedad de Parkinson.
    6. Esclerosis múltiple.
    7. Síndrome de Down, síndrome de Rett, etc.
  3. Diferentes tipos de artritis:
    1. Osteoartritis.
    2. Artritis reumatoide.
  4. Watsu como complemento a la rehabilitación respiratoria:
    1. Asma.
    2. Fibrosis quística.
    3. Neumonía crónica.
    4. EPOC.
  5. Pacientes tras cirugía mayor.
  6. Post mastectomía.
  7. Fibromialgia y otros trastornos funcionales.
  8. Síndrome de distrofia simpático-refleja.
  9. Pacientes con dolor crónico (apoyo psicológico como complemento).

Población susceptible de beneficiarse de Watsu como parte de su programa de tratamiento:

  1. Víctimas de abusos (complemento al apoyo psicológico).
  2. Síndrome de estrés postraumático (PTSD).
  3. Insomnio.
  4. Situaciones de estrés laboral.

Nota: Watsu, así como las otras técnicas descritas en esta web, son técnicas para el bienestar que pueden ser complementarias a las terapias médicas y sanitarias.

La materia aprendida durante los cursos debe considerarse una experiencia de formación y crecimiento cultural y/o profesional. Su aplicación está permitida tanto a los profesionales del bienestar, como a los profesionales de la salud.

El término "Terapia" y sus derivados (ej. “ventajas terapéuticas”) se utiliza en esta web y en los documentos de la escuela y manuales de cursos, en los casos en que la técnica sea aplicada por mano médica u de profesionales de la salud.

 

Efectos específicos del Watsu sobre el organismo.

Causas de los efectos sobre el sistema nervioso parasimpático:

  • Movimientos rítmicos y repetitivos.
  • Disminución de la entrada de información sensorial (visual - ojos cerrados- y auditiva, perdida de la acción de la fuerza de la gravedad).
  • Disminución de la entrada de información sensitivo-táctil (rozamiento suave de la piel con el agua en el movimiento).
  • Estimulación suave del sistema vestibular.
  • Contacto físico con el terapeuta.
  • Empleo de las técnicas manuales específicas sobre el cuerpo.

 

Cambios fisiológicos específicos del sistema nervioso parasimpático:

  • Disminución del ritmo cardíaco.
  • Disminución del ritmo respiratorio.
  • Aumento de la capacidad ventilatoria.
  • Vasodilatación periférica.
  • Aumento de la actividad de la musculatura lisa (digestión).
  • Disminución de la activación de la musculatura estriada (esquelética).
  • Disminución de la espasticidad.
  • Estimulación de la respuesta del sistema inmunitario.
  • Mejora de la activación del sistema linfático (drenaje).

 

Beneficios específicos de la relajación:

Inmediatos:

  • Aumento de los arcos de movilidad articular.
  • Disminución del espasmo muscular.
  • Disminución de la activación muscular.
  • Mejora de la viscoeslasticidad de los tejidos blandos.
  • Disminución del dolor entre un 40 y 60 %.

 

A largo plazo:

  • Mejora de la calidad del sueño.
  • Mejora del tránsito intestinal y la digestión.
  • Mejora de la respuesta del sistema inmunitario y la capacidad de autocuración.
  • Mejora la calidad de vida y la percepción del estado de la salud.

 

Cómo nació el Watsu?

Watsu nació en 1980, en Harbin Hot Spring (California) gracias al ingenio de Harold Dull. Poeta de la corriente del “Renacimiento de San Francisco”, tras un largo viaje alrededor del mundo y una estancia en Japón -durante la cual estudió Zen Shiatsu con el Maestro Masunaga- fundó su escuela de Shiatsu en el norte de California. Gran amante del agua, empezó a aplicar los estiramientos del Zen Shiatsu en una camilla de masaje que ponía en la piscina de agua termal. Pero pronto se dio cuenta de que, sujetando él mismo a su cliente, no hacía falta la camilla... y así nació el Watsu.

Desde entonces, a lo largo de más de 30 años y gracias a la contribución de cientos de profesionales provenientes de distintas otras técnicas, desde el Yoga a la Fisioterapia, desde el Masaje Tailandés al Shiatsu, el Watsu ha evolucionado hasta convertirse en lo que es hoy.

 

Watsu hoy

Watsu MKS, la técnica Watsu más avanzada

La técnica de Watsu MKS que se aprende en la Escuela Internacional de Watsu es el fruto del trabajo de Giovanni Baccarani quien, desde 2005, con el apoyo de sus más estrechos colaboradores, se ha dedicado a desmitificar la “magia del Watsu”, investigando qué es exactamente lo que crea los efectos del Watsu. Su objetivo: profesionalizar esta técnica y alejarla del aura “new age” que la acompaña, desarrollando todo el potencial que tiene.

Sus estudios han supuesto un salto cuántico en el desarrollo de la técnica del Watsu, dando lugar a la creación del estilo MKS propio de la Escuela Internacional de Watsu.

La innovación del Watsu MKS reside en el enfoque que se da a la sujeción. La evidencia práctica demuestra que sólo respetando el alineamiento fisiológico del cuerpo se puede lograr la máxima movilidad de la columna y la máxima amplitud de la respiración. Esto ha llevado al desarrollo de una nueva técnica de sujeción del cliente/paciente en 5 puntos, que permite controlar 16 variables del alineamiento de un cuerpo en el agua, como se describe a continuación.

El innovador sistema de sujeción de la cabeza TSC (Triángulo de Sostén de la Cabeza) permite controlar:

  1. Basculación de la cabeza.
  2. Flexión/Extensión del cuello.
  3. Rotación de la cabeza.
  4. Flexión lateral del cuello.
  5. Fuerza de tracción en el occipital.
  6. Desplazamiento del eje vertical de la cabeza respecto al eje longitudinal de la columna.
  7. Alineamiento de los hombros con respecto a la horizontal de la flotación.
  8. Rotación interna/externa de los hombros (y consiguiente apertura del pecho).
  9. Inclinación de la parte alta del tronco respecto de la horizontal de flotación.

El cuarto punto de contacto (en el costado) junto con el sostén debajo del sacro, en combinación con el TSC permite controlar además:

  1. Flexión/Extensión de la columna.
  2. Flexiones laterales de la columna (es posible crear o controlar varias curvas a la vez).
  3. Torsión de la columna.
  4. Alineamiento o disociación del eje de las caderas con respecto al eje de los hombros.
  5. Anteversión/Retroversión de la pelvis.
  6. Fuerza de tracción a nivel del sacro.
  7. Profundidad de inmersión de la pelvis.

Este control pormenorizado de los alineamientos y ejes del cuerpo, junto con la integración en el Watsu de la facilitación propioceptiva neuromuscular (PNF), nos permite potenciar el trabajo respiratorio haciendo uso activo de las propiedades del agua (presión hidrostática, viscosidad, flotabilidad – Principio de Arquímedes).

Lo que para muchos es la "magia" del Watsu
- la acogida proporcionada por el profesional de Watsu - se completa en el Watsu MKS
con unos resultados de bienestar físico reales, profundos y duraderos.

Subir